La Fosforera, II Parte, la Persecución, el Gobierno y la Prensa

El día de hoy traemos la segunda parte de la historia de la fosforera, el antes y el después del metal en Costa Rica, pero esta vez les mostraremos como el gobierno y la prensa se encargaron de hacer un mal ambiente a esta subcultura, tachándoles de satánicos y muchas otras cosas más, además de cometer algunas injusticias solamente por el hecho de vestir una camiseta negra.

También se vieron afectadas, las tiendas de discos, donde se les decomisaba toda la música metal que tenían a la venta esto por que según ellos era «satánica»

El gobierno se involucró fuertemente en el tema, especialmente el Ministerio de Seguridad y su ministro Luis Fishman, quien se encargó de hacer que los metaleros fueran el chivo expiatorio del momento.  Quería demostrar en los tribunales, que la venta de camisetas, discos, los conciertos y todo lo que tuviera que ver con el metal, era ilegal.   Fishman aseguró ante un medio que en la fosforera, habían grupos organizados y líderes que incitaban a matarse, así como la demostración de violencia ya que portaban armas y  drogas, que además bailaban de formas muy agresivas, además de los grupos de sectas satánicas que se encontraban presentes en el lugar e inclusive no descartaban la idea de que estas células de jóvenes estaban siendo patrocinados desde el exterior.

Las demandas iban y venían, el Heavy Metal estaba siendo fuertemente criticado y la prensa estaba detrás de cada una de estas noticias, de las cuales en su mayoría eran falsas y exageradas.

La iglesia también tuvo parte en esta historia, Monseñor Arrieta, hizo fuertes declaraciones sobre el tema, culpando inclusive a los padres, por la crianza y los valores y principios que no se estaban inculcando a los jóvenes de esa época, lo que estaba provocando que siguieran los caminos erróneos y acrecentara el satanismo en el país.

Nos dimos a la tarea de entrevistar a algunos metaleros de la vieja escuela, que vivieron en carne propia toda esta situación y persecución por lo que hoy les traemos un pequeño resumen con lo que nos contaron:

Cristian Corrales  de Costa Rica Rock Extremo 

Indicó que el gobierno vio la oportunidad de llamar la atención pública y hacer un circo de algo que no daba para tanto, la policía fue exagerada a la hora de abordar el concierto, ya que era como cualquier otro concierto de los que se hacían en esa época, ese día cuando llegó la policía, que no se tiene claro, quien la llamó, (si fue por el hecho del robo de la coca cola) el dueño del local salió e indicó que todo estaba en regla, sin embargo, se comportaron de una forma altanera, nos pusieron a todos contra la pared  e inclusive un policía tomó a uno de los jóvenes y lo apuntó con un arma, hecho, que nunca salió a la luz, mandaron buses con antimotines y fue algo muy exagerado para un grupo de jóvenes que si a caso alzaban los 21 años, posteriormente la represión fue de aproximadamente dos años, como yo siempre andaba con camiseta negra, siempre me paraban y me requisaban, pero esto no me importó siempre las usaba, en esa época tenía 16 años, en el colegio, constantemente, los profesores, reportaban que si yo llegaba con camisetas negras, que eso era música satánica y que eso afectaba mi rendimiento y mis notas, me llevaban a orientación, uno se convirtió en el chivo expiatorio de todo lo que pasara.   Las tiendas de discos del momento se vieron muy afectadas,  algunas de ellas eran: Papá Disco, Disco Nápoli, La Jungla del Disco, etc, ya que sin ningún fundamento la policía llegaba y les decomisaba toda la mercadería, camisetas, discos y no tengo la certeza de cual fue el paradero de toda esa mercadería.  Nosotros frecuentábamos ciertos lugares en San José, pero los dueños de los locales nos nos dejaron entrar más ya que la policía les había advertido que no podíamos ingresar porque se les iba a hacer un  problema  e inclusive un restaurante chino que se llamaba RK que quedaba por la catedral, el dueño nos dejaba ingresar pero adentro en una bodega, donde nos ponía mesas y nos dejaba estar ahí.   Todo fue una completa mierda, pero fue algo necesario, ya que a raíz de eso, se fue desapareciendo poco a poco el mito y la payasada, la reivindicación para los de la fosforera, fue que vino el primer grupo metal que fue Iron Maiden, para mi el mejor grupo de metal de toda la historia y posteriormente empezaron a venir todas las otras banda que han venido.

En conclusión, así se vivió, fue un abuso totalmente,  creo que encontraron un pato para hacer la fiesta por un tiempo, la prensa sacó en sus páginas diferentes titulares (sobre los jóvenes satánicos, descarriados, juventud descarriada, el fallo de los padres), creo que  el 99% de los asistentes de ese concierto, siguieron su vida normal, simplemente que nos gusta ir a chivos, agarrarnos a patadas, usar nuestras camisetas negras, usar el pelo largo (bueno los que aún pueden).

Actualmente es el guitarrista de la banda Anarchy in the Gallery

Tony Ramírez Oliva (Ex vocalista de la banda Sepulcro)

Lo sucedido después de la fosforera fue terrible, ya que los que estuvimos encerrados por más de dos días, realmente no fue nada, porque se nos hicieron represalias simplemente porque escuchábamos metal, tomábamos licor o consumían drogas, que eso no era problema de nadie.  Pero después vino lo peor, la persecución,  aunque esto no importa,  siempre ha existido la persecución a las brujas, a la religión, a las razas inferiores, etc, lo peor fue por parte de las familias, en mi caso no fue así, pero a muchos sus familias les dieron la espalda, les quemaron las camisetas, los rechazaban, les puedo decir aunque suene jocoso, pero no es jocoso, hablando de los gays que se sienten marginados, nosotros nos sentíamos igual, en los buses, nos discriminaban, decían que asco, un satánico, un mechudo, etc.   La policía andaba siempre detrás de nosotros, teníamos que andar con la cédula casi que grapada a la jacket, nos hacían trampa, nos metían cosas que no eran de nosotros, nos llevaban a pasear en la perreras, dando vueltas, aveces  nos cargaban a las 09:00 de la noche, en una perrera de 1.5 x 1.5, gente claustrofóbica, sufriendo, lo más triste no fue el día del concierto, realmente fue después, fuimos fuertemente atacados por la iglesia, cabe aclarar que no fue la iglesia católica la que más nos atacó, fueron los evangélicos (panderetas).  Algunas personas perdieron hasta sus trabajos, ya que fueron fuertemente criticados por ser metaleros.

Concluye que cree que el día de los hechos se dio porque la gente salía a comprar licor a una licorera que estaba cerca y el guaro se gastó en 1 hora y media, el metal siempre ha sido aliada al licor, la gente, se preocupó por ver tanta gente de camisetas negras por el lugar, si la gente no hubiera salido, talvez no hubiera pasado nada.  La persecución fue asquerosa y cree que aún hay gente retrógrada que tiene esos prejuicios contra la comunidad metal.

Finaliza diciendo que hoy 01 de junio, celebramos ya un montón de años después de ese acontecimiento, creo que las nuevas generaciones, deben agradecer que todo esto ha cambiado mucho, porque no tienen ni la mínima idea, de lo que fue la persecución metalera en los años 90s…. y envía un gran saludo a todos los metaleros.

Actualmente se considera un veterano de la fosforera y de mucho antes. 

El día de mañana en nuestra próxima nota estaremos trayendo más testimonios de personas que estuvieron y vivieron ese momento, sin duda los grandes héroes que no dejaron morir el Metal….

Te dejamos la parte 1 en el enlace que te dejamos a continuación:
https://www.rockpopmetalymas.com/historia/la-fosforera-29-anos-despues-el-antes-y-el-despues-i-parte/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*