Reseña del disco «La cacería de Brujas» de la banda Lucifera (Colombia)

Hoy les traemos esta reseña del disco «La cacería de brujas» de la banda colombiana Lucifera que salió bajo el  sello Dunkelheit Prods. Una banda con más de 10 años de trayectoria y giras internacionales lanzó su cuarto álbum de estudio a principios de este año 2019.

El nombre de este material (La cacería de Brujas) nace de la idea de buscar a esas brujas latinoamericanas que se han abierto camino dentro del Metal, de las cuales escogieron a las siguientes, quienes colaboraron en la creación de las letras:

Sonia Sepulcral (de la banda boliviana»Bestial Holocaust»),

Silvia Gers (vocalista argentina de» Las Brujas»),

Adriana Mavir (de la banda mexicana «Gilgamesh»),

Kultarr (baterista y vocalista peruana de la banda «Tunjum»)

Melissa Perdomo (fue baterista de Lucifera y de la banda ecuatoriana «Sierpes»)

y Alicia Leguizamón.

El arte de la portada del álbum, contiene el símbolo arraigado a sus orígenes, el sol de los pastos (tambien llamado Auseklis en otras culturas, la doble estrella luciferiana) ya que Lucifera es de la ciudad colombiana Pasto, y representa al sol, una deidad grande y respetada que es lo que le da vida a todo,  así mismo se respetaba y admiraba a la noche y a la oscuridad, por lo que quisieron unir este choque entre luz y oscuridad y además representa la vida de las brujas que se desarrollaba en la oscuridad.

Mujeres con las que han compartido y conocido en su recorrido musical. Ya con el material en bruto,  fue Alejandra (Vocalista de Lucifera) la que se encargo de terminar de moldear  las letras para que tuvieran esa escencia característica de la banda.

Este material comienza de forma explosiva con la canción Arde en llamas con unos gritos desgarradores por parte de Alejandra y una potencia en los riffs de David Hellrazor, un virtuoso músico multistrumentista quien es el encargado de la composición y ejecución de todos los instrumentos dentro de este long play.

La segunda canción Sigillum Diaboli es aún más enérgica, con una ritmo que te hace querer estar dentro de un buen moshpit y golpear con el peso y violencia que transmite cada segundo de este tema.

Desde el inicio se siente una atmósfera oscura que se intensifica con el paso de cada minuto con el tercer tema Sortilegio.

Posterior a este sigue una intro de uno de los temas principales Ceremonia Secular, que causa escalofríos unas voces en idioma Enoquiano, (lengua de las brujas) vociferando lo que pareciera ser una oración acompañada de sonidos estridentes que hace sentir que realmente te estás adentrando en esa ceremonia narrada en la canción.
Es imposible no admirar y destacar el trabajo de las guitarras en este cuarto tema con unas melodías y juegos entre ellas que hacen de este tema algo épico.

Con el quinto tema Pacto Pagano Lucifera retoma toda su fuerza y velocidad y despedaza hasta el último rincón de los timpanos amantes del buen thrash/Black.

«Conjuros, creencias, un pacto de sangre se sella» este es él coro pegadizo del sexto tema Conjuro que no vas a poder dejar de cantar antes y después  de escuchar un gran solo de guitarra que demuestra el nivel de ejecución que posee David con este instrumento.

El penúltimo tema se titula Brujería  ya iniciando el final de este tremendo álbum, que definitivamente  te hace dentro en un verdadero aquelarre.

Y es que este es un disco  es realmente una joya no solo del metal colombiano sino  del metal latinoamericano.
Donde se conjugan de forma perfecta la voz con los instrumentos y la temática bien definida así como un sonido solido y con una identidad propia que se han forjado a lo largo de estos 11 años de trabajo.

El álbum culmina con broche de oro dejándonos con unos minutos de ambientación instrumental para terminar de matizar esta genial obra musical «Evocación del Caos«.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*